domingo, 21 de noviembre de 2010

Fabela rosa


El verano se hacía presente tan lentamente y ese sol tan vivo, le hablaba a los dioses y huracanes sobre verdades, sobre futuros y presentes descubiertos en las nuevas conciencias. El parto ya no era de dolor. Nuevas sangres de hermosura reforzaban a los aldeanos para enfrentar nuevos yacarés míticos blancuzcos, nuevos rostros del mismo viejo imperio de incógnitas y lujuria. Ese día no dejó de brillar, el sol se alejó dulcemente, limpiando las heridas de la favela de todos y su acostumbrado color rosa...
Ender Israel Rodríguez

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Dice un pajarito...

Videínes :)

Loading...
se ägradece cön el tambor deL corazón, con puro amör : .