miércoles, 30 de diciembre de 2009

El árbol rojo...

Creo que sí me iré a la playa... Después de tantos remordimientos anticipados e incógnitas acerca de si estaré o no haciendo lo que esté mal, me decidí a irme esos días a la playita, con los amigos.

En algún momento del día sentí miedo.

En otros tristeza.

Tal vez hasta sentí la rabia que caracteriza a las encrucijadas de ese tipo.
A lo mejor si me decidí a irme a la playa y no estar con mi familia en esos días de fiesta y cenas bonitas, y sonrisas, y abrazos; tal vez si soy un poco ingrata y un poco descortés y hasta desconsiderada para con mis padres y mis tías, pero eso no significa que no los quiera.

Si hay algo que valoro, es el amor, y ese de la familia para mí es dorado. Para mí, el que me vaya por unos días no significa que prefiera cualquier otra cosa que a esas personas, que no valgan nada para mí, que no las aprecie, en fin, que no las quiera...

Y creo que parte de la decisión la tomé a raíz de la plática con Jorge, tan leve y tan buenviento guerrero, de quien escuché que debería hacer lo que me llene, lo que me haga sonreír.

Pero la mayor parte se debió al recuerdo de mi Teresa, que la extraño re mucho... Recuerdo a mi abuela tantas veces decirme con la mirada firme y el corazón bien puesto, que uno debe dejarse mover por lo que el sentir decida, de corazón nomás. Uno debe hacer lo que le haga feliz, lo que le llene, sin importar lo que los demás opinen acerca de qué es lo correcto. Si lo correcto nadie lo sabe, más que uno...

Todo dentro de esa relatividad...
                                                 Siempre.

Pues sólo espero que mis papás me perdonen por todos estos pequeños cambios (más) drásticos que he tenido durante estos últimos meses... días... pero yo creo con mucha firmeza que son necesarios para mí.

Hace un mes pensé en este video... Quise almacenarlo, para reír en momentos como este... Y con motivo de un año más recién completado. Lista y bien puesta para otro. Que traiga los mejores colores. :]




. : El árbol rojo : .

martes, 29 de diciembre de 2009

Una rolilla de S. O. J. A.

Open my eyes...

   
...Freedom:
I open my eyes each morning I rise, to find a true
thought, know that it's real, I'm lucky to breathe,
I'm lucky to feel, I'm glad to wake up, I'm glad to be
here, with all of this world, and all of it's pain, all
of it's lies, and all of it's flipped down, I still
feel a sense of freedom, so glad I'm around...


lunes, 28 de diciembre de 2009

Año nuevo...

Ay, ay... Las fiestas. Pues de fiesta sí me la he pasado, toodos los días. Con el solo hecho de no tener que desvelarme involuntariamente y poder dormir hasta que mis párpados ya no sean párpados, me basta... Por lo menos por este rato de vacaciones...

Sólo que no sé qué tan bien me hace estar sola.
Bueno, sí podría aprovechar machín el tiempo, pero, por ejemplo: siento que hoy ha sido el día más provechoso que he tenido desde que salí de vacaciones... En la mañana me fui a hacer ejercicio y de paso me llevé a Fito y Frida conmigo. Regresé y dormí(mos) [un sueño muy productivo, por cierto], desperté, comí y leí. Volví a dormir. Y ahora tengo ganas de salir al parque, de ver amigos.

Me frustro cuando me siento así de vacía (en general coincide con los días en que no veo al Palomo)... Y mejor debería ponerme a repasar todo el pedo del semestre, prepararme para el que viene, por lo menos un poco para no atrasarme tanto al regreso... Ponerme al pedo en el piano, encontrar un buen maestro de saxo. Ahora que hay tiempo de esos debrailes exclusivos de un ocio tan productivamente sensible y viceversa.

Un Fito.


Una Frida.


Un parque.


Un amigo.


Creo que sólo haría falta un chocolate o algo así :)
Jeje. Toda loca.


Ahh, hoy es cumple de mi carnal... :)


sábado, 26 de diciembre de 2009

Cuarto movimiento: La realidad

Hice un barquito de papel para irte a ver: se hundió por culpa del rocío.
No me preguntes cómo vamos a cruzar el río...


martes, 22 de diciembre de 2009

Tu mirada...

Al girar te ví... 
 Y sabes algo?

 
         You have
                the mOst
                      BeautifuL*
                                 ëyës...




miércoles, 16 de diciembre de 2009

Mi calma...

Y toda calma vuelve tan sólo con la mirada del palomo...
Esa sonrisa...

¿En qué momento me volví tan vulnerable? :S

Stop

Siguen tendidas y el sol baila....


Sin embargo,

da otro stop más a mis alas

y el nido quedará vacío.



No es que yo quiera, pues.


martes, 15 de diciembre de 2009

Quiero dormir de lluvia...

Quiero dormir de lluvia y morir,
             (de noche acaso el dulce cae)
si es que muero esta noche,

Encima nomás de las veinte danzas
de las flores que soñó la primavera.

Andar con pies limpios y descalzos
con los ojos perdidos y puntuales
en el espejo ondeante de los tuyos,

Con los labios náufragos
     en tu vientre pirata,
         leñero y navegante
               y con mareas.

Me lanzo al vacío marino:
Que a estas horas hierve el cielo.
Me arrojo,
Pero el mar no contesta:
   Será acaso que no habla.
   Será que se ha quedado mudo.

Su Muda Algarabía
Y la otredad del silencio grita
Muy por encima del ideal de lo sublime.

Voy con mis pasos suaves
   cual suspiros
persiguiente de sombras empolvadas.

Bastaría con que alguna vez
detuvieras el tiempo
y borrar cicatrices
para encontrar esa luz
encima
justo detrás tuyo.


.Fer.

miércoles, 9 de diciembre de 2009

Ah, lo había olvidado... Desde el otro día quería subir este videíto...

Porque hay que sentir con atención.

No sólo porque hay en el cuerpo un cerebro que lo procesa todo...



Lo importante es saber que no sólo se ve con los ojos...


No se necesita mucho para un andar contento :)

Hoy descubrí (mejor dicho, acepté) que tengo una terrible intolerancia a la frustración... Ya lo había sospechado...
Al final de cuentas el año se me fue de agua y lloros, y ni me dí cuenta de que cada vez está más cerca la fecha de vencimiento.

Y estos días he andado pensando en eso de la falta de interés, la falta de conciencia entre los que se dicen ser "humanos", como decía Einstein, cada vez sabemos más, pero comprendemos menos...
¿Por qué si somos tan parecidos a los animales, y es básicamente el cerebro y el lenguaje lo que nos diferencía, no puede ser esto mismo lo que nos acerque a esa manera tan respetuosa que tienen ellos de vivir sin malvivirse?

Pues es que creo que el defecto de eso tan especial que tenemos es el egoísmo, que nos hace ser crueles con todo lo que tenemos al rededor. A lo mejor es inconsciente, como por ejemplo el hecho de que cada vez nos hacemos más fríos, más indiferentes, si vemos en la calle un perrito muerto o un niño con la mano tendida en medio de una jauría de carros que igual podrían asesinarlo y seguir su camino como si nada hubiera pasado.

A lo mejor (espero que no), es sólo una manera de hacerse una coraza para no salir lastimado, para no sufrir las inmundicias de esta vida REAL como si fueran de uno, para no ser el reflejo de eso que existe y daña, porque igual podríamos ser nosotros, -que ahora tenemos todo (o por lo menos no nos falta nada) y andamos por ahí comentando los resultados del fin de semana futbolero, la nueva pasarela de moda, o el nuevo auto convertible que salió al mercado (pero sin la posibilidad inmediata de adquirirlo)- podríamos ser nosotros uno de aquellos millones de niños que se mueren desnutridos mil veces al año, ya sin mencionar si están a la vuelta de la esquina o del otro lado del mundo, y salen en cifras muy rojitas en las gráficas y reportes tan formales de la ONU, junto a la novedad - y ni tan novedosa-, de que vivimos en una sociedad que cada vez tiene más niños obesos. 

A lo mejor esa insensibilidad autocreada se ha vuelto un reflejo automático de la nuestra cotidianeidad, algo que se vuelve, con el paso de los días, ineludible, pero a la vez algo, de lo que sabemos pero no damos reconocimiento, nos mata.

Sí, creo que es algo así, que nuestro cerebro, tan finamente inteligente y capaz de los reflejos y pensamientos más concretos y abstractos -y lo repito con corbata, como siempre lo ponen los investigadores y superioristas-, pone en marcha este sistema de autoprotección cuando nos encontramos frente a situaciones que representan un peligro para la integridad psíquica de uno. Y ya decía yo que somos como pequeños computadores, pero anti-apoptóticos, porque el suicidio siempre ha sido cosa del demonio, como dicen los padres y las abuelitas. Creo que estos comportamientos, inconscientes (y más que una explicación esto parece un pretexto para seguir en la comodidad de nuestra indiferencia), son un medio de auto-defensa.

Sin embargo yo veo que nos han ido carcomiendo el alma, ese sentido de humanidad, esa capacidad de sentir propio el sentir ajeno. Creo que si nos abriéramos un poco a esta posibilidad de observar y sentir (ya sin mencionar tanto el pensar, pero sin obviar tampoco su obvia importancia), podríamos comprender mucho más de los males que aquejan a esta sociedad y hacen cánceres de nosotros.

Esa capacidad de poder ponerse del lado del otro, y traer su sentir dentro, como si fuera uno quien lo está viviendo, para así poder entender qué estamos haciendo mal, para hacer conscientes nuestros errores y ver qué es lo que podemos, individual(y con esto colectiva)mente llevar un andar pulcro, que se refleje en nuestra gran e inteligente sociedad de seres pensantes y desarrollados.

Haría falta engendrar un poquito de conciencia al asunto.


Y es que yo no quiero andar por ahí, diciendome humana y presumiendo mi supuesto intelecto o el famoso puto desarrollo del que últimamente se habla mucho (y que nomás es un slogan que vende muchos falsoscielos pero nos lleva cuesta abajo), si es que ando por ahí tragándome lo que pasa sin mostrar síntomas de indigestión ante escenas de sufrimiento, violencia, humillación, indiferencia, como hacen muchos.

                              Yo no puedo.

No puedo ver esas cosas sin que mi corazón siquiera se acelere, o las manos me tiemblen de coraje e impotencia, porque siento que a veces mi estar es demasiado absurdo, que no puedo hacer nada, si siento que no puedo marcar un cambio positivo en la puta sociedá, si siento que más que vivir, estoy desviviendo y el tiempo corre y la Pacha Mama está agonizando, por culpa de parásitos como yo, ya no mencionando a nadie fuera de mí. Ese sentir me asalta frecuentemente, sin embargo no me quiero pasar los días pensando que el mundo no va a cambiar, si sé que puede cambiar, aunque estoy consciente de que no sucede de un día a otro. 

Creo en la capacidad mental que posee la mujer y el hombre (ya no involucrando ahorita la palabra "humano") de poner en marcha su conciencia, y considerar el sentido de algo que cercanamente podemos llamar respeto, a todo.

Creo que es necesario preocuparse y sobretodo ocuparse, y comenzar dejando a un lado un poco el instinto, y ese reflejo de auto-protección y automatismo, considerar un cambio en la manera de accionar, creo que somos capaces de crear y no ser impasibles durante el paso de los días (que estúpidamente creemos eternos), y no dejar que pasen años y años viviendo ignorantes de nuestra condición humana y finita sin ser capaces de acabar con la lacra de pensamientos, palabras, sentimientos y acciones que hacen que nos estemos pudriendo como seres individuales y colectivos.

Yo pienso andar por aquí, por allá, pero siempre con el amor como bandera.



A mis hermanos (y no hermanos), de lucha, de sangre, de corazón...

Una cordial y atenta invitación al amor y a la conciencia.

martes, 1 de diciembre de 2009

De mi ausencia de luz... y de sombra

Ya a dos semanas de que termine este mar de pesares :S
Muchísima tarea, mucho mucho que estudiar... Siento que de tanto que es, no aprendo...
He pensado muchísimas cosas en estos días... He pensado en el amor y en la vida, he pensado muchísimo en la soledad y en la muerte, he pensado muchísimo a mi Teresa... Todos los días, todos, todas las mañanas, todas las noches. La extraño demasiado. Estos días últimos he estado de más de chillona. Yo creo una mezcla entre el SPM y todo lo que ha llegado este semestre (y lo que se ha ido).
Se me ha ido tiempo, me han llegado unas tristecillas, pero también un amor ha nacido. Me ha llegado mucha nostalgia, aunque ya sé que siempre nostalgio.
Suelo hacer fotografías mentales, y me gustaría congelar el tiempo, la vida, el universo en ese instante, en esa imagen, o en algún sonido. Cómo me gustaría saber lo que va a pasar, o mejor dicho, que no pase ya nada, quedarme sentada a la orilla de un río y sólo dejar de llorar. No sé porqué me dan tantas ganas de llorar, últimamente tengo tantas ganas de gritar, de correr, de salir volando, de lloverme y ya. Yo sé que esas son mamadas de niñita cobarde, pero aún no logro descifrar mi estar.
Me resulta muy complicado encontrarme sola, que yo sé que tal vez sí lo estoy, pero me refiero a esa soledad universal, a esa que será toda la vida. No sé cómo sobrevivir a eso, toda la vida, toda la vida. Yo siempre he creído mucho en el amor, ese también universal, pero en estos días, creo que se me ha olvidado mucho volar. Creo que siento mucha tristeza y mucho gris profundo en mi sentir. Quiero sobrevivir a esto, no es muy bueno que digamos estar tan llena de nada. Yo quiero entregarme entera, al mundo, a la gente, a las cosas, a todo y también a nada. Y bien cierto es que debo aprender a aceptarme. Bueno es que ya me conozco, así me ahorro ese paso. Con toda mi histericia y mi neurosis. Ya no quiero estos vaches, estas redes, estos abismos, estas trabas que yo sola me pongo.
Sólo quiero estar tranquila, contenta con lo que hago, con quien estoy, y con quien no esté, tranquila y contenta. Esa es algo así como mi meta este año...
También darme cuenta de muchas cosas o aceptarlas.
A ver qué sale.
Mejor me pongo a las tareas, que hay de sobra...


      Atardeció y el reflejo del sol me nubló la vista.


Alcé los ojos y solo encontré la noche en los árboles que dormían a la orilla del río.

                                   Ecó la oscuridad hasta en el fondo del agua.

                Y la luna rió entonces de mi ausencia de luz...

                                                                                  y de sombra.

.Marifer.

Videínes :)

Loading...
se ägradece cön el tambor deL corazón, con puro amör : .